CON EL PROBLEMA QUE TENGO … Y ENCIMA ME VA A COSTAR UNA BARBARIDAD ¿HAY ALGUNA SOUCIÓN ON LINE?

 

 

Ese problema que te preocupa y que no sabes como solucionarlo es causa en la mayoría de los casos de una gran insatisfacción.

Una de las sensaciones mas desagradables que existen y que causan una gran insatisfacción emocional es precisamente la injusticia: ¿por qué a mi?. Esto que es la frase de una conocida campaña publicitaria la he escuchado en mi despacho en multitud de ocasiones y siempre contesto lo mismo: nadie elegimos enfermar, pero nos toca a nosotros y no al vecino, y además de sentirnos enfermos debemos de acudir al médico, gastar dinero en medicinas, llevar un control en las curas etc, pero tenemos claro que no hay mas remedio.

Los problemas jurídicos podríamos decir que son similares a sufrir una enfermedad: nadie escogemos los problemas, a lo mejor lo hemos causado nosotros, pero sea como fuere no nos queda otro remedio que el de remangarnos y tratar de solucionarlo.

Lo primero que nos viene a la cabeza es ¿quién me podrá ayudar?, y lo segundo ¿cuánto me va a costar?.

Hay que tener en cuenta que los problemas pueden ser de mayor o menor intensidad, con independencia de cómo los sintamos nosotros, y aunque los veamos irresolubles todos los problemas tienen solución menos la muerte y pagar impuestos.

Lo primero que hay que hacer es tener la cabeza un poquito fría e intentar ver las cosas con la máxima objetividad posible; lo segundo tratar de dar con al asesor/consejero adecuado que nos ayude verdad y lo tercero ponernos en sus manos.

Huye del consejo bienintencionado del amigo “experto” que ha pasado por una situación parecida tratando de evitar el pago de unos honorarios, que aunque te molesten, van a ser sin duda necesarios, lo que pasa es que deberás de pagar una cantidad justa y adecuada.

CONSEJOS PARA UNA SOLUCIÓN TRADICIONAL

Desde aquí te proponemos algunos consejos.

    • No todo el mundo sabe de todo: localiza al abogado experto en la materia que te preocupa.
    • Asegúrate que ese abogado o ese despacho ha tramitado muchos asuntos como el tuyo.
    • Si decides informarte por internet, que seguro que lo haces, intenta asegurarte que las páginas que visitas son de gran reputación y que la información que facilitan está actualizada y al día.
    • Pregunta cuanto te va a costar. Casi todos los despachos te facilitarán un presupuesto por escrito.
    • No escatimes: paga lo que haya que pagar, vaya un precio justo sino piensa como te sientes en tu negocio o trabajo cuando piensas que no se te remunera como consideras.
    • Delega, delega y delega.

Estos consejos te van a servir si acudes a un servicio tradicional de asesoramiento.

¿HAY ALGÚN ASESORAMIENTO ON LINE?

Por supuesto. Nosotros tenemos un despacho virtual en el que te asesoramos como afrontar un problema que puedas tener en tu vida personal, empresarial o laboral, sobre todo tipo de contratos, como hacer una reclamación e incluso como presentar una reclamación judicial por ti mismo y con nuestro consejo y además para poner nuestro granito de arena para los afectados por el Covid-19 (en cuestiones jurídicas se entiende) hemos decidido dejarlo en abierto para todo el que lo quiera utilizar.

ACCEDE AL DESPACHO VIRTUAL